Calles del Gran Resistencia con y sin pavimento

Según mis cálculos un 31% de las cuadras de Resistencia está pavimentada, cifra que aumenta a 34% si tomo las cuadras dobles como cuadras separadas (más abajo explico qué son cuadras dobles). Mover 1% hacia arriba el indicador supone que hay que pavimentar 85 cuadras o 10,7 km, esto suponiendo que no se abren calles nuevas.

Mi medición incluyó 8 parámetros: cuadras, kilómetros, cuadras dobles, kilómetros dobles, cuadras pavimentadas, kilómetros pavimentados, cuadras dobles pavimentadas y kilómetros dobles pavimentados.

A falta de un nombre mejor cuadras dobles me sirve para separar aquellas vías que tienen carriles distintos, como la Avenida 9 de Julio que tienen en casi toda su extensión 2 carriles, de manera que las 8 cuadras de la 9 de Julio entre Las Heras y Chaco se transforman en 16 cuadras dobles; algunas avenidas como la Hernandarias del 0 al 800 tienen 3 carriles, así que allí serían 24 cuadras dobles.

Más de uno se preguntará ¿para qué contar cuadras y kilómetros si 1 cuadra=100 metros y por tanto 10 cuadras = 1 kilómetro, no hace falta mucha ciencia para sacarle un cero y convertir las 5 mil cuadras de pavimento en 500 km. Un detalle no menor es que las cuadras tienen 100 metros de esquina a esquina, no computa el espacio de la calle, así que en el casco céntrico y en las chacras aledañas (¿qué es una chacra?) que intentaron mantener ese esquema de damero perfecto 8 cuadras = 1 kilómetro, y cada cuadra de eje a eje de calle tiene 125 m. Pero además sirve para evitar errores en aquellos lugares donde las cuadras tienen no 125 m de eje a eje sino 100, 50, 250 m o el número que se te ocurra, los kilómetros simplifican la tarea. Y estos casos son la norma a medida que me alejo unos 2 km de la plaza central.

Refinando el análisis Resistencia tiene 8550 cuadras o 1078 km, si tomamos cuadras dobles el número se eleva a 10284 cuadras o 1304 km; de este total hay pavimentados 2620 cuadras o 332 km, 3461 cuadras dobles o 437 km dobles. El análisis está bastante cerca del que hizo Capitanich en su campaña: en su ya clásica catarata de números él hablaba de 9700 cuadras con un total de 2850 pavimentadas, es decir un 29,38% del total. La diferencia radica en la cantidad de cuadras totales, que supera mi estimación en un 13% para las totales y 9% las pavimentadas. Mi análisis lo cuelgo acá, el del intendente electo desconozco los parámetros.

Mi medición incluye las rutas nacionales y sus colectoras. Como tenía dudas sobre si computar o no las mismas las medí, la RN16 y sus colectoras, y la RN11 suman en total 250 cuadras simples, 410 cuadras dobles, 37 km simples o 52 km dobles. Esto representa un 3% del total por lo que no tiene gran impacto.

El porcentaje en cuadras o kilómetros no varía, expresarlo en cuadras es más práctico para el sentido común, pero los km son más exactos.

¿Cómo se compara esto con el resto del Gran Resistencia? A las cifras anteriores se le añaden 3343 cuadras, repartidas en su mayoría entre Barranqueras (1648) y Fontana (1320), Vilelas “apenas” 375 cuadras. Esto nos da un total de 11 891 cuadras o 1506 km de los cuales están pavimentadas 3300 cuadras o 416 km. En términos relativos significa un 27% o 30% según contemos cuadras simples o dobles, es decir una caída 4% menos respecto a Resistencia lo que muestra una situación peor en las localidades aledañas.

¿Tiene lógica esta distribución del pavimento entre localidades? Sí y no. Es de esperarse que haya más pavimento en Resistencia por su importancia económica, pero los números están lejos de ser parejos.

La gran beneficiada en esta situación es Puerto Vilelas, que tiene un 44% de pavimento, pero en el cual incluí (quizás caprichosamente) el camino que llega desde el último barrio hasta la costa del río Paraná, ya que se aprecia una sucesión de casas aunque el entorno es rural; si quito esas calles rurales el % aumenta al 50. Llama mucho la atención el alto índice porque Puerto Vilelas estuvo 30 años sin obras en este aspecto, y en 2015 seguían ejecutándose obras.

En el otro extremo la gran perdedora es Fontana, con apenas un 11%, y eso considerando que Fontana fue de las más beneficiadas por el Gobierno provincial en la gestión de Capitanich, con obras como las 8 cuadras de Avenida Augusto Rey, 16 de la 25 de Mayo, 40 cuadras en el casco céntrico, o la prolongación del pavimento de la Diagonal Cabral. Queda claro que si hay una ciudad que merece el esfuerzo es esta urbe de explosivo crecimiento en las últimas décadas (pasó de menos de 10 mil en 1980 a 32 mil en el censo de 2010); crecimiento que además pareciera estar subvalorado por el censo ya que Fontana tiene el 60% de la población de Barranqueras, pero en calles la diferencia se reduce al 80%.

Barranqueras tiene un 22%, un porcentaje menor que Resistencia pero lejos del extremo de Fontana.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *