Cerrando el 2018

El fin de año resulta una excelente excusa para hacer un balance de lo acontecido estos últimos tres años en lo que a pavimentación se refiere

En total se han inaugurado durante 2018 unas 153 cuadras, 81 ejecutadas por la Provincia y 72 por el Municipio, siendo el primer año completo en que la Provincia supera a la Municipalidad. No obstante debe considerarse que las 80 cuadras ejecutadas por la Provincia son parte de un raid de obras centradas en la primer mitad del año, sin que se observen trabajos en ejecución desde entonces (a excepción de la eterna autovía de RN11 que viene construyéndose desde 2015).

A nivel comunal es el año con menor cantidad de cuadras concluidas, apenas por debajo de las 78 cuadras de 2016. No obstante cabe destacar que el año finaliza con unas 40 cuadras con un horizonte cercano de habilitación, todas del ámbito municipal, a las que se suman unas probables 12 cuadras de la colectora de RN11.

Es de esperar que por ser año electoral haya un mayor número de obras a realizar, sin embargo no hubo anuncios de ninguno de los tres estamentos gubernamentales respecto a obras importantes por iniciar. En las ciudades satélite el panorama es mucho menos promisorio. En Fontana se habilitaron en este año 8,5 cuadras, y de momento hay en ejecución 4 cuadras. Puerto Vilelas va por toda una gestión perdida. Y Barranqueras no ha tenido otra novedad aparte de los 2 km de avenida Toledo hechos por Nación en 2016, muy pobre considerando que su intendente se postula para Gobernadora y que supo tener mejor performance en anteriores gestiones.

Obras realizadas desde diciembre 2015 en Resistencia. Ver pantalla completa

En cuanto a obras estratégicas -avenidas o calles por donde circula el transporte público- apenas 15 cuadras de las 150 completadas este año pueden considerarse estratégicas , las correspondientes a las calles Isaías, Ameghino y Goitía. El año pasado el número había alcanzado las 60 cuadras.

Sectores favorecidos

Los sectores favorecidos este año han sido la chacra entre 25 de Mayo, RN11, Mac Lean y Alvear; y la chacra rodeada por Las Heras, Alberdi, Soberanía y Édison. Cada una de ellas fue beneficiada con más de 2 km de cuadras nuevas. La obra de calle Isaías y aledañas con casi 2 km fue la gran novedad al ser la primer obra de esta gestión al sur de la línea Malvinas-Soberanía. Villa del Oeste y el barrio San Miguel sumaron cuadras en la zona oeste, mientras que en las proximidades de 9 de Julio se nota un ímpetu más distribuido con obras en Villa San Juan, Mitre y Teniente Saavedra.

En general es evidente la búsqueda de cerrar mallas de pavimento en sectores, sobre todo en chacras a 2 km del centro aun cuando quedan varios sectores en chacras contiguas al casco céntrico sin pavimentar. A continuación se observan las obras de este 2018.

Ver pantalla completa

Chacras y barrios completos

Hasta ahora la única chacra que se pudo pavimentar en su totalidad fuera del casco céntrico es la delimitada por Alberdi, Castelli, Las Heras y Édison en 2017. La chacra rodeada por 25 de Mayo, Hernandarias, Alvear y Mac Lean, es la que está más próxima a terminarse, donde se hicieron 6 cuadras este año pero todavía restan 6 más; la otra chacra casi completa es la encerrada entre Alvear, Hernandarias, Marconi y Alberdi, donde se finalizaron 3 cuadras, quedando 18 de tierra.

El municipo señaló en varias oportunidades la intención de terminar la chacra de la avenida López Piacentini, no obstante se observa dificultosa la tarea, ya que aunque los avances han sido notorios (más de 50 cuadras terminadas, 10 en ejecución) quedan unas 60 cuadras sin pavimento.

Villa Universidad quedó con una única cuadra de tierra olvidada (Ecuador entre Liniers e Inmigrantes) y no se cumplió la promesa de completar el barrio. Villa San Juan avanza a paso firme pero aun restan 45 cuadras, casi la misma cantidad que lo ejecutado en estos tres años. Villa Saavedra también avanzó muchísimo (20 terminadas, 4 en ejecución) pero aquí se ve falta de interés en completar las calles ciegas que desembocan en la laguna Navarro.

La corona del casco céntrico

Quién no escuchó alguna vez qué tal calle está a 10 cuadra de la plaza y aun sigue siendo de tierra. Formalmente podríamos entender esto como una corona o anillo alrededor del casco céntrico que debiera estar completamente hormigonada.

En ese sentido los avances han sido notables. Las siguientes calles eran de tierra en 2015 ni bien se despegaban del casco céntrico y actualmente puede circularse en ellas sobre concreto: Franklin, Vélez Sársfield, Moreno carril Sur, Pasaje Félix Codutti, Remedios de Escalada, Liniers y Pasaje Liniers; este año en particular se trabajó sobre el carril Sur de la avenida Moreno. Las únicas calles que llegan al casco céntrico y permanecen de tierra son el Pasaje La Rioja (calle no oficial, ya que son terrenos no consolidados sobre las ex vías del FFCC Santa Fe) y las calles ciegas de Saavedra y Córdoba.

De hecho también hubo avances en otras calles muy cercanas, como la zona que limita con Hernandarias y Alvear, donde se han completado cuadras de San Roque, Pío XII, Alem, Libertad y Lautaro. La calle Cabral en cambio no vio iniciar la obra prometida hasta Nicolás Rojas Acosta. Otras calles que faltarían para completar una corona de dos cuadras alrededor del casco céntrico son Juan R. Lestani desde San Lorenzo, Patrón desde Paraguay, Solano desde Laprida, Concepción del Bermejo y San Buenaventura del Monte Alto desde Rivadavia. Finalmente quedan sin resolver algunas calles sobre terrenos del FFCC Santa Fe: Pasaje López y Planes, Pellegrini del 850 al 900, y un pasaje sin nombre ubicado en Italia entre Laprida y Sargento Cabral.

Las zonas olvidadas

Con casi 500 cuadras ejecutadas en estos tres años debería haber obras en prácticamente todas las zonas de la ciudad, máxime considerando los amplios sectores sin infraestructura. No obstante las falencias en el criterio de elección de cada obra se vuelve evidente en la ausencia de pavimento nuevo en zonas muy amplias.

La zona al oeste de RN11 solo tuvo la obra del perímetro del barrio Jorge Newbery. Esto es particularmente problemático al Sur del Aeropuerto donde está una de las zonas de mayor crecimiento poblacional.

El canal Soberanía Nacional funciona como un límite a la infraestructura, a excepción de la reciente calle Isaías y aledañas, dicha obra es una de las más valiosas de esta gestión al internarse en la zona Sur como ninguna otra. También resulta una excepción de Zona Sur pero de pésimo retorno el barrio Emerenciano, donde se han hormigonado sectores casi vacíos, sectores que además distan 1 kilómetro de la Avenida Soberanía desde la cual deben recorrer calles de tierras para llegar a sus casas. Elegir este barrio en vez de la avenida que lo vincula es sencillamente un sinsentido.

La zona al Norte de la autovía ha visto concluirse la avenida Rosas mientras que el resto sigue igual, incluyendo la obra de Azurduy abandonada desde la última elección a Gobernador. Todo lo que está al norte de las avenidas Lavalle/Laprida viene con una dejadez llamativa a excepción de las chacras lindantes con la avenida Sarmiento, donde sí hubo fuertes avances incluso este año. Un caso emblemático es el de los barrios situados al norte de la laguna Prosperidad, donde se prefirió pavimentar zonas cercanas a la avenida 9 de Julio en lugar de extender la calle Noveri.

Por último la extensa zona entre las avenidas España, Castelli, Urquiza y Soberanía es una de las de mayor densidad demográfica y crecimiento de las últimas décadas, sin que haya sido beneficiado con obra alguna. A excepción de otras dos cuadras inexplicables en un barrio nuevo de Villa Rubita, ubicado a 11 cuadras del pavimento más cercano.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *