Ruta 9: tramo Miraflores – Las Hacheras

El 28 de octubre de 2020 se abrieron los sobres para la licitación de 31,7 km de pavimento sobre la ruta Provincial 9, desde la localidad de Miraflores hasta el Paraje Las Hacheras. De esta manera el pavimento alcanza un paraje aun poco poblado pero que es la última parada sobre la RP9 para llegar al Parque Nacional El Impenetrable, tras lo cual hay que recorrer 25 km de tierra por un camino vecinal. Tan importante como eso es que acerca el pavimento a Misión Nueva Pompeya —la segunda localidad más poblada al norte de Miraflores con 2200 habitantes—, que queda a 78 km del final de esta traza.

La obra incluye 3 partes:

  • Zona urbana de Miraflores: 567 metros de hormigón, con 2 calzadas de 7,34 m de ancho cada una divididas por una plazoleta central y cordón cuneta a cada lado. Incluye iluminación que se extiende hasta 200 metros después del final de la calzada dividida.
  • Zona rural: 33,3 km de calzada de concreto asfáltico de 7,3 m de ancho en la calzada actual de RP9. No hay ríos que crucen el trazado
  • Zona urbana de Las Hacheras: 278 metros de hormigón con calzada dividida de 7,25 m y banquinas de 3,0 m sin cordón cuneta. Incluye iluminación que se extiende hasta 200 metros antes del inicio de la calzada dividida hasta el cruce con camino vecinal que llega hasta la ruta Juana Azurduy.

La ruta 9 nace en la ruta 16 a la altura de La Escondida, y continúa siguiendo la hilera de colonias que se crearon sobre el cauce del río Negro: Colonia Elisa, Capitán Solari, Colonias Unidas y Las Garcitas, para luego desaparecer temporalmente al llegar a la RN95 entre Tres Isletas y Castelli (en realidad el tramo este era la RP9 antes de que se intercambien jurisdicciones con Nación). Desde Castelli sigue al norte hasta llegar a Miraflores como una lanza que ingresa en el Impenetrable, llegando hasta Wichí-El Pintado, tras lo cual continúa con el nombre de RP3. En el trayecto comunica casi todos los asentamientos más importantes de la zona: Misión Nueva Pompeya, Wichí-El Pintado, El Sauzal, El Sauzalito, Tres Pozos, Tartagal y Fortín Belgrano.

La avenida San Martín (como se llama la RP9 en Miraflores) ya es actualmente de doble calzada en buena parte de su recorrido, quedando 1,1km urbanizados sin calzada dividida hacia el sur, donde el crecimiento del pueblo es más vigoroso por ser el acceso desde Castelli. La nueva calzada dividida conecta con esta extendiéndola por 500 metros más hasta el final mismo de la urbanización en el sector norte.

Croquis de la avenida urbana a construirse en Miraflores

Durante el recorrido no se atraviesa ningún poblado amanzanado. Lo más importante es el Paraje El Retiro, a 7 km de Miraflores, y prácticamente un límite norte de los desmontes que salpican la zona. Más allá de El Retiro hay una cobertura arbórea casi total a ambos lados de la ruta, que apenas desaparece en viviendas aisladas.

Las Hacheras es un paraje con unas 4 manzanas bien definidas al oeste de la ruta, la mayor parte de estas manzanas están al norte del camino vecinal que la atraviesa, sin embargo el caserío al sur de la misma se estira un poco más: 900 metros al sur y 500 metros al norte. En su mayoría con caminos poco definidos que forman manzanas incompletas. El pavimento no alcanzará a todo el pueblo, unos 400 metros de la RP9 con viviendas a los costados seguirán teniendo la vía de tierra.

Croquis de la calzada dividida a ejecutarse en Las Hacheras, y el camino que atraviesa el paraje

Para cerrar, un poco de historia. A fines de 1990 se pavimentó la ruta entre Castelli y Miraflores, la población de esta última se multiplicó por 10 entre 1991 y 2010; toda la zona se volvió una avanzada productiva con mayores posibilidades de desarrollo gracias al pavimento. Con semejantes resultados a la vista me resulta inexplicable que en 4 gestiones de gobierno no se haya concretado el más mínimo avance sobre este camino. La extensión del pavimento de la RP9 es entonces a mi juicio —junto con la de RP13— la más importante que se ha realizado en al menos 20 años. La ruta 9 tiene aun 270 km de tierra que atraviesan casi todos los poblados importantes del Impenetrable, los únicos que quedan fuera son El Espinillo (con su proyecto de pavimento en marcha) y Fuerte Esperanza, que también depende de esta ruta para alcanzar su conexión. El Sauzalito con sus 3300 habitantes es con alta probabilidad la localidad más poblada del país sin acceso pavimentado. La carencia de accesos adecuados atenta contra el desarrollo, la salud de sus pobladores que ven muy dificultoso salir del lugar en épocas de lluvias y el abastecimiento en general. El nuevo Parque Nacional al que se llega por la RP9 podría ser a la vez un gran atractivo turístico que genere desarrollo con cuidado ambiental. En definitiva, una gran obra que esperemos no quede aquí sino que continúe paso a paso en años sucesivos hasta alcanzar Fortín Belgrano, el último paraje chaqueño.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *